Busca en Adulto Mayor Pleno.

7 de mayo de 2014

10 cosas (reales) que debes saber sobre los suplementos alimenticios.

10 cosas reales que debes saber sobre los suplementos alimenticios

Nuestra dieta alimenticia siempre debe tener ciertas vitaminas y minerales que hacen que nuestro cuerpo funciona de manera adecuada. La falta de alguna vitamina o algún mineral se ve reflejando en el mal funcionamiento de algún órgano o sistema de nuestro cuerpo. Para complementar nuestra dieta existen los suplementos alimenticios. Sin embargo, todavía hay mucha opacidad y creencias erróneas acerca de lo que pueden o deben hacer los suplementos alimenticios. Por eso te compartimos 10 cosas reales que debes saber sobre los suplementos alimenticios.


En una ocasión, Jaime, de 70 años, me preguntó si podía tomar un suplemento alimenticio para curar el dolor de sus piernas. De acuerdo con la información que tenía este adulto mayor, proveniente de la televisión y una amiga que le recomendó el producto, podía desaparecer el dolor de sus piernas ingiriéndolo tres veces al día con la comida. ¿Te suena familiar?

Es por eso que acá te dejo 10 cosas que reales que debes saber sobre los suplementos alimenticios para que te informes y la próxima vez que te ofrezcan un suplemento alimenticio, te cuestiones acerca de sus beneficios verdaderos. ¿Comenzamos?

1. Un suplemento alimenticio sólo sirve para complementar, suplir o incrementar algún componente que falta en nuestra dieta. Sólo eso y nada más. Por ejemplo, si tu dieta es baja en verduras y frutas, seguramente tienes muchísimas deficiencias en vitaminas y minerales que son totalmente indispensables para tu cuerpo, entonces un real suplemento alimenticio ayuda a compesar las deficiencias.

2. Los suplementos alimenticios están hechos con vitaminas, minerales, carbohidratos, proteínas, aminoácidos, ácidos grasos, metabolitos, plantas, algas y eso es todo.  No deben tener sustancias como hormonas, ni plantas o sustancias sintéticas que ostenten algún beneficio terapéutico. Aquellos que solo tienen vitaminas y minerales no son suplementos, son medicamentos vitamínicos y deben tener un registro de la autoridad de salud que los avale como tales.

3. Los suplementos alimenticios NO sustituyen a los alimentos. Algunas personas consideran que al ingerir suplementos alimenticios obtienen todos los requisitos nutrimentales necesarios y dejan de incluir en su dieta muchos alimentos muy necesarios. Recuerda, los suplementos alimenticios solo complementan la dieta.

4. NO son medicamentos. Algunos productos que se autonombran "suplementos alimenticios" promueven disminuir la diabetes, bajar la presión arterial, disminuir la osteoartritis, entre otros muchos beneficios, atribuyéndose cualidades terapéuticas, tal como si fueran un medicamento. Si realmente necesitas un efecto terapéutico, recurre a un médico para que te recete un Medicamento vitamínico o algún otro medicamento que te pueda ayudar.

5. 100% de origen natural no significa igual a seguro. Muchos suplementos ostentan la etiqueta 100% natural, pero no por ello son seguros. Existen un gran número de ingredientes de origen vegetal que pueden resultar tóxicos o provocar efectos secundarios que pueden dañar tu salud. En el caso de México, hay muchas plantas restringidas que no pueden adicionarse a los suplementos alimenticios, por ejemplo: el Ginkgo biloba (Ginkgo biloba), las algas Kelp (Fucus vesiculosus), Sábila (Aloe vera), Ginseng (Panax Gingseng) entre muchas otras.

6. Puede no funcionar, pero sí puede dañar tu organismo. Muchos dicen: “Si no sirve cuando menos no me hará daño”. Los suplementos alimenticios no están obligados a llevar un control estricto en su fabricación, porque no son medicamentos. Es por ello que pueden presentarse diversas situaciones que pueden poner en riesgo tu salud como: fabricarse en instalaciones inadecuadas o insalubres, contaminación durante el proceso de fabricación, concentraciones elevadas de sustancias que pueden  resultar tóxicas, presencia de sustancias prohibidas que no están declaradas en la etiqueta y que son las que ejercen el supuesto efecto terapéutico o el suplemento alimenticio puede interaccionar negativamente con alguno de los medicamentos que tomas habitualmente.

7. Los suplementos alimenticios no hacen milagros. Es muy común ver publicidad en medios de comunicación que ofrecen suplementos alimenticios que curan enfermedades como el alzheimer, el cáncer, la diabetes o te bajan de peso o te hacen reducir tallas. Si algún suplemento alimenticio te ofrece esto, desconfía de él. La única función del suplemento alimenticio debe ser proveerte un complemento en tu alimentación, nada más.

8. Algunos suplementos alimenticios se hacen pasar por medicamentos.  Debes ser muy cuidadoso, en lo que ingieres como suplemento alimenticio. Muchos suplementos se venden y se publicitan como si de medicamentos se trataran, ofreciendo todas las bondades y beneficios que tiene un medicamento. Sin embargo, en el mejor de los casos, en letras muy pequeñitas, te informan: "Este producto no es un medicamento", pero ya te convencieron de que sí lo es. 

9. No todos los suplementos alimenticios son malos. Afortunadamente, hay algunos suplementos alimenticios que buscan funcionar como tales y son aquellos que claramente te informan verazmente para que sirven (únicamente para complementar tu dieta), te avisan claramente los ingredientes que contiene (incluyendo en su fabricación solamente los ingredientes autorizados) y te dicen explicitamente y en letras grandes que el producto se trata de un suplemento alimenticio. Además, no se ostentan, ni se publicitan, ni se venden como ayuda para tratar o curar enfermedades. Sin embargo, en la práctica, resulta muy difícil identificar los suplementos alimenticios que realmente lo son.

10. Debes informar a tu médico de cualquier suplemento alimenticio que estés tomando. Los suplementos alimenticios pueden interactuar de diversas formas con otros medicamentos que estés tomando o con algún tratamiento médico que estés realizando, es por eso que tu médico debe saber que suplemento alimenticio ingieres para evitar cualquier efecto negativo.

Finalmente, te comparto un trabajo en video realizado, en el 2010, por la Dirección General de la Divulgación de la Ciencia de la Universidad Nacional Autónoma de México que busca crear conciencia sobre los productos que prometen curar y tratar enfermedades a bajo costo, centrándose en aquellos que ofrecen disminuir la obesidad. Algunas legislaciones han cambiado, sin embargo, el video nos platica muchas de las prácticas negativas que muchas empresas (fabricantes, medios de comunicación, distribuidores) siguen realizando, así como los daños a la salud que se han observado debido a estas prácticas.




Con información de: Comisión Nacional de Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). Secretaría de Salud. México.

Si te gustó o te sirvió este artículo, ayúdanos a difundirlo.


Puedes estar al tanto de las nuevas publicaciones de ADULTO MAYOR PLENOsuscribiéndote por correo electrónico, además puedes seguirnos y compartir tus pensamientos a través de tus redes sociales:






3 comentarios :

johanna leguia dijo...

Hola ha mi abuelito de 90 años el Dr. le ha dicho que tome vitaminas y le recomendó Gerianex ,alguien ya lo probo?

Anónimo dijo...

Hola, a mi tambien me recomendaron el Gerianex para mis padres y la verdad les a gustado por el sabor y los veo con buena cara....jaja el unico problema es que no se encuentra en las cadenas, seria buena idea que esten en mas locales.

Emilia dijo...

Hola, yo tambien estpy biscando el producto para mis padres, lo encontré una vez en una botica y les gusto, pero esa botica ya cerro, alguien sabe donde encontrar el Gerianex?

Otros artículos que pueden ser de tu interés: