Busca en Adulto Mayor Pleno.

5 de marzo de 2013

8 cosas que debe saber antes de administrarse un medicamento.

Es común que, como adulto mayor, su médico le recete algunos medicamentos. Sin embargo, antes de usarlos, es importante conocer algunas características particulares que lo ayudarán a usarlos de manera correcta y obtener el efecto terapéutico deseado, así como evitar problemas que puedan poner en riesgo su salud.

Durante la visita a su médico recibe una explicación acerca de la medicación que está escrita en su receta. Sin embargo, es responsabilidad de cada persona conocer detalles específicos inherentes a cada uno de los medicamentos, este conocimiento le generará confianza en la terapia y le ayudará a evitar efectos no deseados.  Aquí desglosamos 8 cosas básicas que debe saber antes de administrarse cualquier medicamento.

1. Nombre comercial del medicamento y su nombre genérico. El nombre comercial es aquel con el que las empresas farmacéuticas "bautizan" a sus productos y puede cambiar de país a país. En cambio, el nombre genérico es el nombre del principio activo (el que ejerce el efecto terapeútico) y este es el mismo en todo el mundo; a los profesionales de la salud les enseñan a identificar los medicamentos a través de este nombre. Como recomendación, aprenda primero el nombre genérico y después el nombre comercial.  En este ejemplo el nombre comercial es Aspirina (nombrado así por el laboratorio Bayer) y el nombre genérico es Ácido acetilsalicílico
Ejemplo de un medicamento con las indicaciones particulares que debe contener la etiqueta.
El empaque del medicamento debe contener su Nombre Genérico, Nombre Comercial, Caducidad, Concentración y Forma farmacéutica.

2. Forma farmacéutica. Es la manera en que está dispuesto el principio activo para ser administrado en el cuerpo. El ejemplo que presentamos muestra a las Tabletas como forma farmacéutica. Existen otras formas farmacéuticas como jarabes, óvulos, ampolletas inyectables, parches, soluciones oftálmicas, etc.

3. Vía de administración. Es el lugar del cuerpo donde tiene que colocar el medicamento para ser absorbido. La aspirina es una tableta oral, por lo tanto se administra por la boca. Suena simple, pero a veces no poner atención a este pequeño detalle ocasiona accidentes graves; en una ampolleta "oral" se ingiere el contenido, más no se administra con una jeringa vía intravenosa. Cuidado.

Parche dérmico utilizado para administrar hormonas.
Comúnmente, el parche se usa para administrar hormonas en mujeres. 

4. Concentración. Este número indica la cantidad de principio activo que se encuentra en el medicamento. Para nuestro ejemplo, la tableta tiene 500 mg de ácido acetilsalicílico. Desde luego, ingerir una tableta con una concentración por arriba de la indicada por el médico puede llevar a una sobredosis.

5. Fecha de caducidad. Es la fecha en la que termina la vida útil del medicamento. Para muchos medicamentos la fecha de caducidad puede abarcar 2 años o más, sin embargo hay medicamentos que después de abiertos sólo duran unos días o unas horas.

6. Cantidad que debe administrarse. Esta información la determina su médico dependiendo del tratamiento elegido, de la duración, así como del medicamento. Pero asegúrese de entender cuánto y cuándo debe administrarse el medicamento.
Hombre administrando solución oftálmica en los ojos.
Soluciones oftálmicas se administran en los ojos.
7. Efecto que voy a conseguir al administrarme el medicamento. Muy importante. ¿Es un medicamento para quitar el dolor, para bajar la presión o para desinflamar? Al saber el efecto esperado, después podrá evaluar si este medicamento funcionó para usted o no.

8. Posibles efectos secundarios que puede tener la administración del medicamento. Debe saber que otros efectos no deseados pueden presentarse con la administración de su medicamento. Algunos medicamentos generan sueño, le otorgan a la orina una coloración particular, afectan su visión o incrementan su presión arterial, entre otros efectos. Eso puede verse aumentado si padece alguna otra enfermedad, si está administrándose algún otro medicamento o si es alérgico a los componentes del nuevo medicamento.

Toda esta información puede consultarla en diccionarios de especialidades farmacéuticas que detallan estas y otras características de los medicamentos. Estos diccionarios los puede encontrar en internet para cada país. En el caso de México, las farmacias están obligadas a tener un ejemplar en sus instalaciones para consulta de sus clientes.  

Asegúrese de conocer bien el medicamento que va a utilizar, finalmente es su salud la que será beneficiada con esta información y el buen uso de sus medicamentos.

Si te gustó o te sirvió este artículo, ayúdanos a difundirlo.


Puedes estar al tanto de las nuevas publicaciones de ADULTO MAYOR PLENOsuscribiéndote por correo electrónico, además puedes seguirnos y compartir tus pensamientos a través de tus redes sociales:

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Qué bueno que se este involucrando más a las personas en el conocimiento que deben tener sobre los medicamentos que consumen;es bueno que la gente conozca más de los farmacos en general, se pueden evitar muchos errores.

Administrador dijo...

Mucha razón Anónimo, considero que es un derecho de cada persona saber lo más posible acerca de los medicamentos que consume y es una responsabilidad, para evitar, como tu dices, muchos errores. Gracias por comentar.

Otros artículos que pueden ser de tu interés: